¿Cómo saber si es buena tu idea de negocio?

¿Cómo saber si es buena tu idea de negocio?

¿Tienes una idea de negocio que crees que puede ser espectacular? ¿Crees que vas a hacer algo que nadie hace? ¿Estás seguro de que no puedes fallar? ¿Tienes todos los recursos que hacen falta para llevarlo a cabo? Normalmente nadie responde que sí de una forma rotunda ante estas preguntas, ya que las dudas, la inseguridad y la falta de conocimiento y experiencia rodean el inicio de la puesta en marcha de cualquier idea. En este momento; cientos de preguntas se agolpan en tu mente y vas a empezar a dudar de ti mismo, tu capacidad, los recursos que tiene y todas las otras cosas que rodean tu negocio.

Por ello, te planteamos algunas ideas sencillas que debes considerare para determinar si tu idea de negocio es buena y tiene posibilidades de salir adelante.

Pregúntate por qué has elegido este proyecto por encima de otras ideas

En este sentido, debes tener una respuesta clara y contundente a esta pregunta . Es común que los jóvenes emprendedores antes de decidirse por una idea se hayan planteado muchas. Trata de sacar provecho de tus puntos fuertes y empieza un negocio que se adapte a tu talento y capacidades. Calcular la probabilidad de éxito y fracasos, evaluar el mercado para tu negocio y también considera otras alternativas. Después de evaluar todos estos aspectos, si la idea te emociona y consideras que te llevará a donde quieras estar dentro de unos años, ponte manos a la obra.

¿Qué diferencia tiene tu producto o servicio para mejorar la vida de tu cliente?

Desde el primer momento hay que visualizar cómo lo que hacemos ayuda a nuestro cliente. Es este un aspecto en el que muchas personas no se centran y parece bastante claro que si no tenemos un proyecto que realmente satisfaga a nuestro cliente objetivo no tenemos ni por dónde empezar.  Amar a tu negocio, producto o servicio es importante, pero también debes pensar desde el punto de vista del cliente. (y no sólo pienses, pregunta, haz estudios de mercado, averigua qué piensa tu cliente de lo que le propones).
¿Tu producto o servicio le proporciona beneficios adicionales a tus clientes?
¿Va a adaptarse a la gente en tu zona de influencia?
¿Cómo te diferencias de tus rivales?
¿Qué extras es lo que ofreces con tu producto?

¿Tiene espacio para la expansión?

Cualquier buena idea de negocio debe ser escalable. Es una buena idea para comenzar la puesta en marcha de tu negocio hacerlo a pequeña escala. Pero debes ser capaz de ampliar más adelante cuando las cosas salgan según lo planeado. Así que el plan es largo y debe ser planteado a largo plazo. Mientras que las ideas calientes y de moda son buenas, es importante asegurarte de que tu negocio tiene una duración larga, vas a invertir mucho dinero y esfuerzo para que sólo sea flor de un día.  Aunque, evidentemente, tengas que centrarte en las necesidades del presente, también deberás esforzarte para planificar el futuro.

timthumb
¿Y cómo planificar el futuro? Pues aunque no tengamos una bola de cristal hay cosas que podemos hacer. Mantén un registro de tus competidores y sus últimas novedades. Nunca se sabe cuándo y cómo sus productos o servicios pueden quedar obsoletos con el tiempo. Busca de manera continua pensar en formas de mejorar el futuro o las próximas tendencias. Inclúyelo dentro de tu organización. Esto te ayudará a estar listo para un cambio repentino de una tendencia de rápido crecimiento. Es cierto que no hay una línea recta hasta el éxito en los  negocios,  es un camino en zigzag. Pero puedes ayudar a construirlo con una base sólida para ampliar tu servicio con el tiempo cuando el mercado crezca o cambie.

Y por último, la rentabilidad

Hay muchos proyectos que empiezan a construirse desde este punto, y aunque está claro que es un factor principal debe ser el último a analizar, ya que sin trabajar los puntos anteriores, difícilmente podremos hacer un buen análisis de la situación, y más aún, estaremos implicados y motivados con nuestra idea.

Así, ya has hecho todo el trabajo duro para determinar todos los factores anteriores, incluyendo: tu nicho de negocio, el beneficio para el cliente,  tácticas de marketing y espacio para la expansión. Ahora es el momento para determinar el último factor – la rentabilidad.

¿Cuál es tu valor del negocio? ¿Cuánto es lo que quieres hacer? ¿Vas a ser recompensados por el tiempo que le vas a dedicar? ¿tu beneficio cubrirá tus expectativas? Hay varias preguntas que deben ser respondidas cuando se trata de la rentabilidad. Pero afortunadamente hay muchos secretos rentables que puedes aprender de los maestros del pasado para hacer tu comercio digno de su tiempo. Todo depende de lo bien que hagas tu tarea y tu plan de viabilidad

Estas sugerencias deberían ayudarte a determinar si tu idea de inicio es buena. Recuerda que el éxito tiene que ver sobre todo con la planificación y el trabajo inteligente. Cuanto más preparado, más probabilidades tendrás de prosperar.

 
By | 2017-08-17T18:25:11+00:00 febrero 23rd, 2015|Blog, Emprendedores|0 Comments

Leave A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.