El conflicto como oportunidad

Por | enero 7th, 2016|Blog, Coaching, RRHH|

Un conflicto como tal, no es bueno ni malo en sí mismo. Lo que lo convierte en un problema es cómo reaccionamos ante el mismo. Un conflicto no es otra cosa que un enfrentamiento o choque entre dos personas por tener diferentes interpretaciones sobre una misma realidad. Teniendo en cuenta esto, es fácil ver de manera muy rápida que el conflicto es inherente a las relaciones sostenidas en libertad y sin jerarquías dominantes y por ello, debemos saber trabajar ante los mismos, ya que nos vamos a encontrar continuamente con que los demás no piensan como nosotros. Esto, lejos de verlo como un problema hemos de enfrentarnos a ellos como una oportunidad de mejorar nuestra visión de los hechos y como una forma de poder asociar a nuestro equipo con los objetivos comunes y alinear a nuestros colaboradores con los éxitos del grupo.